Fiesta de la Montaña de Sambade, el valor de un importante turismo rural

    IV Fiesta de la Montaña los días 3, 4 e 5 de noviembre en la freguesía de Sambade - Alfândega da Fé-, situada en la principal sierra del concejo, la Serra de Bornes, con música, gastronomía y debates

    FuenteLuis Falcao @luischiado
    La presidenta de la Câmara Municipal, junto al presidente de la Junta de Freguesías, en el recorrido por la Feria de la Montaña de Sambade./ FALCAO

    «Voy a hablaros de un reino maravilloso», escribía Torga. El viajero hablará de una inmensidad de tierra gruesa, pedregosa, bravía, que tan pronto se levanta a pulso con un ímpetu de subir al cielo coo se hunde en unos abismos de angustia… A estas sierras superpuestas a sierras. Montañas paralelas a montañas, llega el viajero un viernes por la tarde acompañado de una intensa lluvia, bendita sea, y el halo que emerge de las profundidades de los valles de este acordeón que se abre y plega para emitir el sonido de la música que sale de un valle que llaman ‘El Nilo portugués’.

    Llega el viajero a Sambade -una preciosa freguesía del concejo de Alfândega da Fé– que se aferra a una pequeña altiplanicie que descuella en la montaña, y sale a su encuentro André Bragança -el que llega de los mares, descendientes de navegantes y conquistadores- para llevarlo de la mano por este mundo maravillos de sierras y agua y castaños y rebaños y un turismo rural que se erige en soberbio y esplendoroso.

    Alfândega da Fé -qué nombre más sugestivo- camina por la senda del turismo rural de calidad y el emprendimiento de los jóvenes. Son las Casas do Barrinho, en Sambade, cuatro casas recuperadas en una misma calle, que ofrecen la tranquilidad y el sosiego de una naturalidad auténtica. O las Escolas Alojamentos Rurais, esas antiguas escuelas de primaria en el concejo que fueron transformadas en alojamientos rurales. Cinco unidades, con 36 camas, que rige el joven Filipe Borges. Ambos casos son el claro ejemplo de una apuesta acertada.

    Pero también es la gastronomía que llega de la mano del chef Marco Gomes, un auténtico lujo para degustar cabrito transmontano DOP o jabalí, quien orienta estos dos platos servidos en los dos restaurantes de la feria. Estos dos platos tradicionales harán las delicias de los visitantes, junto con las castañas asadas que serán servidas durante todo el certamen, acompañadas por la queimada Monte Mel.

    Con estos sobrados ingredientes, los días 3, 4 y 5 de noviembre se celebra la Fiesta de la Montaña. Una iniciativa que cuenta ya con cuatro edicioens y cuyo objetivo es promocionar y celebrar las potencialidades que ofrece la montaña. La Fiesta tiene lugar en la aldea de Sambade, situada en la principal sierra del concejo, ahora llamada de Bornes y antaño da Mel que permite conocer leyendas y sabores serranos. Como bien pudo vivir y paladear el viajero.

    Animación Musical con Flor de Lis y Sebastião Antunes & Quadrilla

    La animación musical está garantizada en diversos momentos de la fiesta. Destaca el grupo Flor de Lis, que intervino en la noche del viernes, y Sebastião Antunes & Quadrilla el día 4 de noviembre. También habrá espacio para los grupos locales, como el Grupo de Cantares de Alfândega da Fè, y los grupos populares de la aldea de Sambade, Grupo de Cantares de Sambade y Grupo de Concertinas de la ARCS-Asociación Recreativa y Cultura de Sambade.

    Este sábado, tendrá lugar la XIII Montería de Jabalí. Una iniciativa integrada en la Fiesta de la Montaña y que espera traer a Sambade unos doscientos cazadores. El jabalí es una especie cinegética que anualmente atrae al concejo centenas de visitantes para la práctica de la caza. También su care es bastante apreciada, siendo este uno de los principales platos a degustar durante la Fiesta de la Montaña.

    Con la queimada de mel a que le invita André, los sonidos de la música de Flor de Lis -ese grupo que ganó el Festival RTP de la Cançao 2009- con raíces de la música popular portuguesa e influencias de músicas populares de América Latina y África, y una fina lluvia que acompaña al viajero, guiado por Filipe por tortuosas carreteras que se pierden entre fantasmales castaños, se encamina a la aldeia de Vales.

    Un recorrido, por estas tierras montañosas de la Terra Quente Transmontana, delicioso e ilustrativo al siempre próximo, y a pesar de todo aún gran desconocido, país vecino, cachis!

    FOTOS LUIS FALCAO

    No hay comentarios

    Dejar respuesta