Aveiro, la Venecia portuguesa

    Esta ciudad lusa, de 60.000 habitantes y que se encuentra a medio camino entre Porto y Coimbra, es famosa por sus canales y barcos “moliceiros” dentro de una atmósfera mágica que invita a abstraernos y a disfrutar de su magia y encanto.

    Dicen que lo bueno si breve dos veces bueno pero con Aveiro este dicho cae en saco roto porque merece la pena, y mucho, disfrutar de su encanto durante horas y horas entre los miles de turistas que en pareja o con amigos se animan a visitar uno de los lugares con más encanto de Portugal.

    Aveiro cuenta con un total de 60.000 habitantes y se ubica a medio camino entre otros dos de los lugares más conocidos del país vecino como son Porto y Coimbra. Esta ciudad es conocida por sus canales y barcos que hacen las delicias de los visitantes de distintas nacionalidades que hasta allí se desplazan.

    Esta ciudad lusa es magia y es conocida también como la Venecia portuguesa, por las similitudes en lo que al protagonismo del  agua y los canales se refiere.

    Una ciudad con el mar y la sal como protagonistas

    El mar, la producción de sal y la pesca son tres de los pilares básicos de Aveiro, no solo ahora sino a lo largo de la historia. Desde la Edad Media creció su población experimentándose un notable aumento cuando Portugal se abrió al mar para atraer a comerciantes y navegantes hasta sus tierras, lo que resultó muy positivo para la economía de la ciudad.

    La ría fue también sumamente importante cuando en el siglo XVII se cerró el canal de comunicación con el mar aunque no sería hasta el reinado de João V cuando fue elevada a la categoría de ciudad para pasar a ser posteriormente sede de diócesis.

    Una ciudad a 220 kilómetros de Lisboa que cuenta con puentes y barcos que reciben el nombre de moliceiros, similares a las góndolas de Venecia, emplazada en los márgenes de su ría de 11.000 hectáreas de superficie.

    Portugal-Aveiro-reportaje-turismo-29

    Muchos lugares para disfrutar

    Aveiro cuenta con muchos lugares que merece la pena visitar entre los que destaca Beira Mar, que pasa por ser el barrio más conocido de la ciudad lusa con pequeñas casas de color blanco y  callejuelas características con un encanto especial. La Praça du Peixe, o Plaza del Pez es otro de los centros neurálgicos en los que se vende durante el día pescado fresco.

    El Museu de Aveiro, que se encuentra en el antiguo Convento de Jesús es también un buen destino si eres amante de la cultura ya que en él se puede apreciar una importante colección de obras tanto de pintura, como de escultura, de joyería o de los tan importantes azulejos en Portugal.

    La estación de tren o la Fábrica da Ciência Viva, un museo para todas las edades donde descubrir nuevos aspectos de la ciencia, son otros dos espacios de los que uno puede disfrutar si llega hasta esta coqueta ciudad portuguesa.

    Portugal-Aveiro-reportaje-turismo-10

    Costa Nova, una delicia para los cinco sentidos

    Pero sin lugar a dudas, la magia de Aveiro la podemos encontrar en sus costas gracias también al clima templado que permite gozar de buenas temperaturas a los bañistas a lo largo y ancho de todo el año.

    Costa Nova, situada a tres kilómetros de Barra es uno de los espacios únicos en el mundo que convierten a este pueblo en uno de los destinos más requeridos por su encanto y por las casas de madera a rayas de distintos colores que son herederas de los antiguos pajares que eran utilizados por los marineros para descansar.

    Costa Nova es un lugar especial para sacar la cámara y dejar volar la imaginación como también lo es Aveiro, una ciudad digna de ser visitada por su encanto y por el buen hacer de unos vecinos cercanos y atentos que no dudan en ayudarte siempre que lo necesites.

    Portugal-Aveiro-reportaje-turismo-5

    No hay comentarios

    Dejar respuesta