Con la emoción cercana de Santiago de Compostela

    VERSOS Y ORACIONES DE UN CAMINANTE

    FuenteCarlos Velasco - Director de www.noticiascyl.com
    Carlos Velasco, director de www.noticiascyl.com
    Carlos Velasco, director de www.noticiascyl.com

    Cuando sólo nos restan 20 kilómetros para llegar a Santiago, aquí en O Pedrouzo, pensamos en las diferencias de realizar el camino en bicicleta o caminando. Hace 23 años hicimos el Camino Francés en bicicleta de montaña, desde San Jean de Pied de Port, en Francia, hasta Santiago, en total más de 900 kilómetros.

    Nos damos cuenta ahora de que la experiencia caminando es más intensa. Se va más despacio y puedes ir conociendo a la gente y el entorno por el que transitas. Desde luego, los paisajes de León y Lugo son espectaculares. El itinerario del Camino por la provincia de La Coruña, bonito asimismo, no es tan deslumbrante.

    No se trata de desmerecer que se haga el Camino en bicicleta, coche o caballo. Pensamos que cualquier manera de hacerlo es válida y enriquecedora. Sin embargo, vemos ahora que el camino auténtico y del que se pueden extraer más enseñanzas es el que se realiza caminando.

    El objetivo material de cada peregrino es obtener el certificado de haber realizado el Camino, es decir, la denominada Compostela. Se consigue pidiendo una ‘credencial’ en el punto de salida, que se va sellando en iglesias, albergues o establecimientos hosteleros en cada etapa. En los últimos 100 kilómetros se exigen al menos dos sellos diarios.

    Camino de Santiago sábado 3 septiembre (32)La Iglesia exige a los caminantes que al menos realicen 100 kilómetros de Camino. Es por ello que buena parte de los peregrinos inician su recorrido en Sarria (Lugo), que dista algo más de 100 kilómetros de Santiago

    A ciclistas y jinetes se les exigen al menos 200 kilómetros y la ciudad idónea de salida para ello es Ponferrada, que dista de Santiago algo más de 200. Claro que muchos ciclistas en busca de ventura prefieren hacer el Camino Francés al completo desde San Jean de Pied de Port o Roncesvalles.

    Llegando a O Pedrouzo nos encontramos a un joven ciclista que ha salido de Irún y ha hecho el denominado Camino del Norte, que enlaza con el Francés en Arzúa. Nos comenta que ha dejado atrás Melide y se lamenta porque Melide es una ciudad famosa por la calidad de su pulpo, el mejor del país según asegura. Dice también que no son muchos los peregrinos que transitan por ese itinerario.

    En Melide conecta con el Camino Francés el denominado Camino Primitivo a Santiago. De modo que a partir de ese punto y de Arzúa el tráfico de peregrinos se incrementa.

    Antes de llegar a Santiago, el camino pasa por el principal albergue del recorrido, gestionado por la Xunta de Galicia, denominado Monte del Gozo. Es un momento muy emocionante para los peregrinos porque desde allí pueden divisar ya Santiago. Luego está la entrada en la ciudad, que culmina muchos días de sacrificio. Y al llegar a la Catedral son pocos los que pueden contener las lágrimas. Andando, en bicicleta o a caballo, el Camino nunca defrauda, son experiencias que merecen la pena y que se recuerdan siempre.

    Camino de Santiago sábado 3 septiembre (9)

    Escribimos estas crónicas sobre la marcha, con muchas dificultades, sobre todo por el cansancio, y con muy pocas posibilidades técnicas. Pero creemos que merecen la pena, sobre todo por estar relatadas al calor de los hechos, como antaño los cantares de gesta. Además están las fotografías. El Camino es una fuente inagotable para el fotógrafo. La pena es que no haya mucho tiempo para detener la mirada.

    A estas horas de la noche maduramos en O Pedrouzo el día de mañana, en el que todo concluirá, o en el que todo empezará, quién sabe. Ocho días intensos, sacrificados y emocionantes que se nos han pasado como un suspiro.

    Estamos aprendiendo muchas cosas en el Camino, como ese mensaje que vimos en uno de los hitos, escrito en inglés: “Disfruta de cada paso”, que es una buena metáfora también para la vida, ay.

    Mañana, ya en Santiago y más tranquilos, escribiremos nuestra última crónica de esta aventura, con la emoción del abrazo al Santo y la satisfacción de haber alcanzado la meta propuesta. Conque, ¡Buen Camino! ¡Nos vemos en Santiago!

     

    No hay comentarios

    Dejar respuesta